Mi penitencia

Termínate lo poco que te queda por quererme,
apura el vaso del cariño, no lo recicles.
Escúpeme en la cara lo adorable y lo terrible,
ahógame como el maso a su damita de alterne.

Recurre a los chamanes y a la magia negra,
a los caimanes, a los santos y a los demonios,
maldíceme para siempre, condéname al otoño,
retírame las joyas, destiérrame a la quiebra.

Te cambié por una perita bañadita en glucosa,
invertí mi erección a un valor sin futuro,
me escondí de lo nuestro, disparé sin seguro,
provoqué la situación, lo fatal y esas cosas.

Y ahora, que vi que la pera sabía a veneno,
recuerdo ese culo tuyo, y tu bolso y tu risa,
y tus gafas, y tus bragas, y tus camisas,
y las charlas, y las caricias en tus senos.

Malditas también las discusiones, y el hastío,
y la ciencia y la religión, la fe y la indiferencia.
Virgencita del Rocío, levántame la penitencia,
que yo vuelva a amar, que se cosa el descosío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s