La “macho pipo”

La anatomía, como la Geografía universal, tiene su topografía concreta: su altitud, su latitud, su distancia al mar, etcétera. Cada individuo, cada persona, cada personaje, siente, padece, sufre y disfruta desde un punto del mapa -anatómico- exacto: éxtasis -no pastillero, se entiende-, depresión, ira, felicidad, resaca.

Me dirijo a ustedes, con sinceridad cruda y burda, como el rumor que cantaba Krahe, desde esta última atalaya.

Siempre me ha gustado jugar al Risk, literal y metafóricamente. El Risk es un juego de mesa en el que participan varias personas. Se reparte una carta con objetivos,  vas conquistando continentes y quitándote del medio a tus rivales y de repente, ¡zas!, o te eliminan o ganas el juego. Las partidas se pueden prorrogar durante horas, y la experiencia me obliga a contar que ha habido algunas que se iniciaron a las tres del mediodía, justo después de comer, y terminaron a las diez de la noche, justo antes de empezar a emborracharme/emborracharnos -no estaba solo, claro-.

Anoche jugué al Risk, sustituyendo el salón de mi casa o el del hogar de un amigo por una discoteca; los países, por copas; el objetivo de conquistar dos continentes, por mujeres. Hacía mucho que no jugaba al, cómo decirlo, Risk erótico, que no es un Risk erótico, sino un Risk vital, diario, cotidiano, diría yo, en el que quien quiere peces debe mojarse el culo, en el que hay que jugar y elaborar estrategias para conseguir un objetivo, en el que, lo más seguro, te comerás los mocos porque tienes una serie de rivales que, a su vez, tienen una serie de objetivos y que, lo quieras o no, estos rivales, decía, quieren ganar, y ya sabéis: para que ellos ganen la partida, tú y el resto tenéis que perder.

Lo que tiene el Risk es que, como en todo juego, lo importante es participar -si el juego te gusta, claro-. Anoche, decía, participé en una de estas partidas después de tres semanas. La partida fue, para qué negarlo, algo grotesca. También fue sencilla: los elementos que se utilizaron en el juego fueron una botella de ron, un amigo escudero, una discoteca y, por supuesto, mujeres. Mi amigo y yo estuvimos en el Dirty Palace y en el Chimpúnguarro Reinabruja. En el primero, pagamos; en el segundo, nos dejaron entrar gratis. En el primero, mi amigo atacó a una tía con novio; yo, estuve a punto de comerme a una gorda que alimentaría a buena parte del sur del Sáhara.

Pero, en el segundo lugar -Chimpúnguarro Reinabruja- estuve bailando con una “macho pipo”. Una “macho pipo”, en mi pueblo, es una mujer que parece un tío, pero que es una tía, con su vagina, sus tetas -por insignificantes que sean-, su pepitillo, su menstruación y el resto de los complementos. Le ataqué porque, con tanto Juego Olímpico y con tanta tía bestial, quería sentirme, por compararlo con algo, como un caniche que se quiere follar a un sanbernardo. La “macho pipo” -“machorro” en el lenguaje vulgar- me siguió el juego al principio, bailó conmigo; yo le metí mano, y debo decir que tenía el culo duro, serrano, kriptonitiano. Fue la primera vez que le tiré a una mujer con estas características. Ay.

Ocurrió que estábamos dos -mi amigo y yo-, decía, y la “macho pipo” tenía tres amigas. Una de ellas, negra, me arrebató a mi “macho pipo” y huyeron de donde estábamos.

Me comí los mocos.

Pero me comí los mocos a gusto, y me quité esa espina, mortal de necesidad, de jugar al Risk por una noche, después de tres semanas de claustro y domesticación.

Perdí la partida, porque no conseguí mi objetivo -trincarme a una tía-. Pero, qué coño: a veces, me conformo con participar. Aunque no gane la partida.

Anuncios

Un comentario el “La “macho pipo”

  1. Nacho dice:

    He visto a gente conquistar el mundo desde Madagascar, contra alianzas América-Eurasia. He visto humillar a continentes enteros con un ejército de monos titis con el culo pelao. He visto a aberraciones humanas conquistar diosas. He visto esculturas de Botero desperazarse en mi cama y hacerme ojitos tras una noche de amnesia… No bromees con eso, he visto cosas tío… El horror…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s